UN GRANDE “THE BEST IN THE WORLD” :)

28 09 2008

La línea entre confianza y arrogancia puede delgada. Cristiano Ronaldo puede parecer que la cruza tanto como envía centro desde los laterales, pero su sentido de valoración propia puede justificarse. “Cuando juegue los fans me querrán de nuevo”, había dicho. Y tenía razón.

Su público coqueteo con Real Madrid pudo haber sido degradante para un club de la estatura del United. Pudo haber algún intento de real política de los hinchas, aplaudiendo a Ronaldo más como jugador que como personalidad. Eso pudo ser una indicación de la necesidad de impulsar este partido desde la mediocridad.

Pero jugó, y ellos lo amaron. Fue menos narcisista que realista. Algunos le dieron una ovación de pie simplemente por sacarse su ropa de entrenamiento. La vasta mayoría acompañó la mayor ovación de la noche, cuando él reemplazó a Ji-Sung Park. Pudo haber sido para el siguiente reemplazo, Anderson, quien fue saludado por un canto popular desde las tribunas, pero mientras no recibía una serenata, era apreciado.

“Creo que es importante para Cristiano”,dijo Sir Alex Ferguson. “Ahora se da cuenta en qué gran club está y cuán leal le son. Creo que siempre supo los fantásticos aficionados están detrás de él. Se lo merece. Nos ha dado grandes momentos”.

Como él sabe, media hora de Ronaldo, aún en su primera aparición en 12 semanas, es lo más cautivante de una hora de alternativas. Esta noche (miércoles) eso quedó ilustrado. Ronaldo no pudo transformar un empate en triunfo, pero se acercó peligrosamente a ser un alquimista. Había estado en campo por seis minutos cuando inició un rápido contraataque tan familiar esta última temporada. Avanzó, eligió a Wayne Rooney quien pasó la pelota a Carlos Tevez. Superó al arquero Diego López, pero Gonzalo Rodríguez, en una asombrosa acción defensiva, se retrasó para sacar la pelota de su compatriota en la línea de gol.

Ronaldo fue integral, también, cuando venció a López por segunda vez. Lanzó un tiro combado desde la derecha y Jonny Evans se zambulló hacia adelante para cabecear la pelota contra el palo. El jugador de 42 goles, casi abre su cuenta esta temporada con un cabezazo. “Sí, el nos causó uno dos problemas”, dijo el entrenador del Villarreal Manuel Pellegrini. “Hubo dos cosas. Una, él es un gran jugador y dos, tenía piernas frescas cuando otros jugadores se estaban cansando”.

Aún así, Villarreal se aproximó, Guille Franco le dio de taco a un cruce de Angel López, para picar en el lado interno del arco.

Mientras el inicio dubitativo del United continúa, lleva un sólo triunfo, sacando otro por penales, en seis partidos. Un mal inicio apenas los daño hace 12 meses, pero por supuesto, podría no hacerlo de nuevo, aún así, hubo una falta de fluidez y aptitud por demasiado tiempo. Sus propias opciones contribuyeron. Ferguson hizo seis cambios, en una selección que claramente indicó que el juego del domingo en Chelsea es la prioridad

Man Utd v Villarreal

EFE

Ronaldo ingresó en la segunda parte ante Villarreal

Para tomar prestada una palabra que está más bien de moda, era la “sub-prioridad”, un juego donde los jugadores amenazaron con agotar las opciones automáticas. Hubiera sido un golpe a la complacencia, excepto que Villarreal optó por adoptar la misma política. Sus campeones de la Euro 2008 estuvieron repartidos entre el campo y el banco, aunque Santi Cazorla parecía estar en condiciones de jugar la segunda mitad. Un juego de seven-a-side entre los bancos bien habría valido la pena mirar, pero lo que ofrecían los dos equipos elegidos, no. El pacto de no agresión entre Ferguson y Pellegrini duró una hora hasta Franco pegó en el palo y Ronaldo hizo sus entradas.

Sin embargo, dejar a Anderson en el banco, más Nemanja Vidic y Wes Brown era un movimiento debatible. Los equipos debilitados se mostraron capaces de progresar en las pasadas temporadas tanto en la UEFA Champions League como la Premier League. Entonces, sin embargo, Ronaldo tendió a ser la póliza de seguros, el hombre que los achicó hacia fuera en una base regular y, de vez en cuando, dio la identidad de sus 10 compañeros de equipo de importancia secundaria.

Sin Ronaldo, la primera hora fue soporífera. Park reclamó un penal, pero la combinación en el mediocampo del surcoreano, Owen Hargreaves, Darren Fletcher y Nani posiblemente representaron el cuarteto de la reserva, con el antiguo dúo falto de agudeza sobre sus primeros inicios en la temporada. Esto era un Manchester United light, la versión que debería ser guardada para aquellas giras lucrativos pero irrelevantes.

Así, luego de un récord de 12 triunfos sucesivos de local en la UEFA Champions League, fueron frenados por el último para escpar de la derrota en Europa, Villarreal fue la antítesis del United. Con la capacidad de Old Trafford alrededor de un 50 % mayor a la población de la ciudad española, han esquivado la tendencia para el más grande y rico para dominar.

Fue una noche para los desvalidos. Cuando Ronaldo está alrededor, hay pocas de ellas.

Anuncios